Llámenos ahora al
(877) 892-9247

or

Llámenos ahora al
(877) 892-9247

or
OBTENGA MÁS INFORMACIÓN

Junio ​​2017 06 - Colibrí: el nivel perceptivo del alma

El Norte, el reino del colibrí, es uno de los cuatro niveles perceptivos a través del cual los Laika involucran al mundo. Estos niveles corresponden a los cuatro dominios de manifestación de vibración y luz: el mundo físico (nuestro cuerpo), el reino de los pensamientos e ideas (mente), el reino del mito (alma) y el mundo del Espíritu (energía). Están apilados uno dentro del otro como muñecas de anidación, comenzando con el cuerpo físico más interno, rodeado por el cuerpo mental, el alma y el cuerpo espiritual más externo, cada uno envolviendo e informando a los que están dentro.

Hummingbird es uno de varios arquetipos importantes venerados por Laika como los principios organizadores del Universo. Plantados como semillas en cada uno de nuestros chakras, los arquetipos crecen y evolucionan según nuestra relación con ellos. El colibrí está vinculado al sexto chakra, o "tercer ojo", que se encuentra en el medio de la frente. Este es el centro donde reside lo divino dentro de nosotros y donde experimentamos nuestra relación con todo y con todos, junto con nuestra conciencia de que somos seres eternos. Cuando este chakra está obstruido, podemos volvernos espiritualmente arrogantes, conocer hechos sobre lo sagrado pero no practicarlos.

Un tercer ojo despierto le permite al chamán saber quién es. Le da el conocimiento del pasado y el futuro y le permite imaginar destinos alternativos. Todos los deseos de alguien con un tercer ojo despierto se hacen realidad, y si varios curanderos tienen la misma visión, se hace realidad para el planeta. Los ancianos de los Hopi y un consejo similar de hombres y mujeres de medicina Inka se sientan a meditar imaginando el tipo de mundo que quieren que hereden sus bisnietos.

Como arquetipo de la dirección norte, el colibrí representa el coraje requerido para embarcarse en un viaje épico. Aparentemente no construidos para el vuelo, los colibríes migran sobre el Atlántico cada año desde Brasil a Canadá. Cuando sentimos que no tenemos suficiente tiempo, dinero o conocimientos para lo que estamos intentando, pedimos al colibrí que proporcione el coraje y la orientación necesarios para el éxito. El colibrí nunca pierde su sentido de dirección o su impulso para avanzar, y nunca se pregunta si tiene suficiente comida o fuerza para su viaje.

Cuando trabajo con un cliente que se embarca en un viaje épico, la ayudo a conectarse con la energía del colibrí. Una vez tocados por las energías de este arquetipo, nos impulsan a nuestro propio viaje épico que eventualmente nos lleva de regreso a nuestra fuente, donde germinó nuestro espíritu.

El estado perceptual del colibrí es el del alma. El lenguaje de este nivel es imagen, música, poesía y sueños: es el reino del mito, donde el alma puede experimentarse en un viaje sagrado. En el dominio de lo mítico, todos somos como colibríes, en un gran viaje y anhelando beber solo del néctar de la vida.

A nivel del alma, las cosas son lo que realmente son: una expresión de lo sagrado. Una casa no es simplemente un techo sobre tu cabeza, es un hogar. Un cónyuge no es simplemente una persona con la que comparte las tareas domésticas y de crianza de los hijos, sino una pareja elegida, un compañero de viaje en un gran viaje. En este estado, podemos comprender la importancia de partir el pan con los demás, y cómo nuestra barriga nunca puede llenarse adecuadamente cuando otros pasan hambre en el mundo.

A nivel de colibrí, escuchamos debajo de la superficie de las conversaciones y escuchamos sus mensajes ocultos. Entendemos que la enfermedad es la luz de advertencia de que algo necesita nuestra atención, y no tratamos el síntoma solo. Si experimentamos una migraña, nos preguntamos: "¿A qué tipo de curación me está llamando este dolor de cabeza?" Podría ser que necesitamos comer menos chocolate, tomar medicamentos y dejar de estresarnos. También puede ser que la forma de curar nuestro dolor de cabeza implique un viaje más largo: tal vez debamos dejar una relación infeliz; tal vez es hora de alejarnos de una zona rural remota donde no podemos encontrar trabajo o crear un sentido de comunidad; o podríamos necesitar dejar de lado nuestra decepción con nuestros padres y nuestra ira hacia ellos, junto con nuestro temor de que nos volvamos como ellos. Arreglamos el dolor de cabeza reparando el alma. Vemos caminos que nos llevarán de vuelta a la salud, y emprendemos un viaje de curación. Es por eso que la visualización es mucho más poderosa que solo recitar afirmaciones.

Cuando queremos asegurarnos de que nuestro futuro tenga un resultado deseable, necesitamos visualizarlo solo una vez desde el estado perceptivo del colibrí.

En un blog futuro, discutiremos el cuarto nivel de percepción: Eagle. Puedes leer sobre los niveles perceptuales de jaguar y serpiente en blogs anteriores

.



Translate »