Reelección de su destino genético

Doctor Alberto Villoldo

alberto-mano-en-rostro
La física moderna explica que las interacciones a través del tiempo y el espacio son
posible. Los chamanes aprendieron a poner esto en práctica y emplearon de imágenes para programar su biocomputadora genética, seleccionando genes de del acervo genético para la salud y la longevidad.

Imagina que pudieras retroceder en el tiempo hasta el momento de tu concepción y seleccionar los rasgos biológicos que desearías tener heredado de tu madre y tu padre. Tal vez usted elegir el corazón de tu padre porque no hubo incidencia de enfermedad cardíaca en su lado de la familia. O puede seleccionar su cerebro de la madre porque no había Alzheimer en su rama del árbol genealógico. Es probable que quieras el rasgo de la longevidad de cualquiera de ellos.

El monje y botánico austriaco Gregor Mendel descubrió a mediados de la década de mediados de la década de 1880 que las plantas heredan información biológica específica de cada uno de los padres. Sus observaciones le llevaron a diferenciar entre el genotipo, que es la suma de toda la diversidad genética de un miembro de una especie concreta, y el fenotipo, que comprende la propiedades y rasgos que expresan los miembros individuales de la especie. Aunque las teorías de Mendel fueron recibidas con incredulidad y murió en la oscuridad,
su estatura fue reivindicada más tarde, y sus descubrimientos siguen siendo relevantes hoy en día.

Usted recibió la totalidad de su composición genética en el momento de su concepción. También recibiste una mitad de la genética de cada uno de tus padres código. Esto significa que, aunque recibió el 50% de cada uno de sus información hereditaria de los padres, su genotipo, también expresa sólo algunos de esos rasgos selectos, su fenotipo. Pero eso es sólo una parte del historia. Si bien es posible que haya heredado una predisposición para el corazón salud o enfermedad, sus creencias, su dieta y su elección de estilo de vida influirán sus factores de riesgo heredados. Como sabe la industria farmacéutica, el estilo de vida modificaciones a menudo no son suficientes, y hombres y mujeres aparentemente sanos pueden y sufren ataques al corazón a una edad relativamente temprana.

Entonces, ¿qué más puedes hacer? Puedes mirar más allá de tu lado físico o genético para
tu lado espiritual.

Los antiguos sabios desarrollaron técnicas que creían que les permitían «viajar retroceder en el tiempo» para influir en los efectos de su herencia ancestral. La eficacia de este ejercicio derivan, al menos en parte, de su capacidad para influir en el expresión de su ADN. En otras palabras, utilizaron técnicas de visualización para modificar la expresión genética

Cuando los profesionales cualificados se remontan al momento de la concepción para seleccionar conscientemente los rasgos que quieren expresar, observan otros factores -más allá de los genotipos y fenotipos- que pueden haber influido en su composición genética. El padre puede haber consumido demasiado alcohol. La madre puede haber tenido miedo de quedarse embarazada. Es posible que el entorno no esté impregnado de amor, paz y tranquilidad. Las hormonas del estrés atraviesan fácilmente la barrera placentaria e informan al niño de todos los estados de ánimo de la madre.

Pero ahora, desde la perspectiva de tu sabiduría actual, puedes volver atrás y visitar el momento de tu concepción. Puedes aportar un sentimiento meditativo y sagrado al momento de la unión de tus genes. Así que, durante este ejercicio, puedes perdonar a tus padres por cualquier transgresión que creas que hayan cometido hacia ti, cualquier daño que sientas que te hayan impuesto. Esto es necesario para tu viaje hacia la iluminación porque aferrarte a cualquier ira o resentimiento residual hacia tus padres sólo perpetúa tu papel como víctima de sus firmas genéticas.

Ejercicio: El momento de tu concepción

Con los ojos cerrados, haz unas cuantas respiraciones profundas y relajantes. Cuente sus respiraciones del uno al diez, y luego de nuevo al uno, hasta que sienta que entra en un profundo estado de relajación. Notarás que, al principio, tu mente divagará. Puede que te encuentres contando más allá de diez o persiguiendo un pensamiento sobre lo que te olvidaste de hacer ayer o a quién debes llamar todavía hoy. Deja que todos estos pensamientos pasen como nubes que aparecen, y luego desaparecen, en el cielo.

Ahora imagina tu línea de tiempo, la serie cronológica de acontecimientos de tu vida, colocada frente a ti. Tal vez imagines un hilo de oro o una cuerda con muchas cuentas o momentos de tiempo. Tal vez simplemente vea un camino que lleva en una dirección al pasado y en otra dirección hacia el futuro.

Comience a viajar hacia atrás en su línea de tiempo, revisando brevemente los acontecimientos de los últimos días. Luego, vaya más lejos en el pasado, a su infancia y a sus primeros recuerdos de niño. Vea las imágenes como si estuvieran en una película que puede avanzar o retroceder a voluntad.

Cuando ya no seas capaz de recordar acontecimientos o situaciones, utiliza tu imaginación. Imagínate como un bebé en los brazos de tu madre. Imagina estar dentro de su vientre. Imagina el instante de tu concepción, cuando el óvulo de tu madre está rodeado por los numerosos espermatozoides de tu padre, todos ellos intentando fecundarlo. Imagínate sentado dentro de ese huevo luminoso. Es una burbuja de paz. Lleva tu quietud y tu gracia a ese espacio. Sabe que lo está llenando con su paz y luminosidad.

Ahora siente que el óvulo selecciona e invita a los mejores espermatozoides a fecundarlo. Imagina que al entrar en el óvulo, eres testigo de la más extraordinaria alquimia que es la concepción de ti. Las proteínas se entrecruzan entre sí, haciendo que la matriz del óvulo sea dura e impermeable a otros espermatozoides. Los núcleos del esperma y del óvulo se disuelven y el ADN del padre y el de la madre se fusionan. El óvulo se divide y forma dos células diminutas e idénticas. Comienzan a reproducirse, duplicándose, cuadruplicándose y aumentando exponencialmente su número a un ritmo extraordinario.

Mientras observas este asombroso proceso, te mantienes firme en tu intención de formarte y moldearte en tu ser deseado. Bañas estas células nacientes con tu gran paz, tu serenidad, tu luz. Bendices esta santa unión que eres tú, independientemente de cuáles hayan sido los «hechos» de tu concepción. Y ahí, entonces, como el que crece y se forma, perdonas a tus padres. Los ves como los seres santos, gloriosos e inocentes que son. Los bañas con tu amor, sabiendo que todo está bien.

Suspiras. Y sonríe.

Entonces, regresas a lo largo de tu línea de tiempo al presente, trayendo contigo -al aquí y ahora- tus sentimientos de paz y luminosidad, tu alegría y regocijo, que experimentaste en ese momento de tu concepción.

.

DESCARGAR LA VERSIÓN IMPRIMIBLE AQUÍ


Notice: Trying to get property 'url' of non-object in /home/fourwinds/public_html/wp-content/plugins/divi-overlays/divi-overlays.php on line 3023

Notice: Trying to get property 'url' of non-object in /home/fourwinds/public_html/wp-content/plugins/divi-overlays/divi-overlays.php on line 3023